domingo, 12 de noviembre de 2017

LA LLAVE

¡Qué admirable es la llave de oro que cierra cuidadosamente la puerta del castillo donde viven los fantasmas!
Si sabes usarla, si tienes cuidado de que esta puerta, en determinados momentos, no se abra por más que desde adentro el tumulto de las tristezas, de los temores, de las preocupaciones, de la pasión de ánimo quiera forzarla, ¡cuánta será tu paz y cuan permanente tu alegría!

Al principio es muy difícil cerrar esa puerta: los fantasmas negros tiran de las hojas con toda su fuerza; logran mantenerlas entreabiertas y se van colando por allí e invaden el campo de tu alma y arrancan de él las santas flores de la alegría.
Pero la gimnasia vase haciendo cada vez más fácil y segura, adquiérese una gran agilidad. Intentas dominar  los movimientos astutos de la turba negra y acabas por confinarla definitivamente en el castillo de la pena, de las imaginaciones dolorosas, de los miedos sin razón, de las angustias sin objeto...

Lo esencial es ser rápido en los movimientos. En cuanto notes que se quiere colar algún fantasma, examina la cerradura, da dos vueltas a la llave y vuelve la espalda.
El fantasma será insinuante, expresivo.
Pretenderá decirte muchas cosas. No hagas caso de sus invitaciones, de sus solicitudes, de sus argucias, de su llanto: lo que quiere es envenenarte el día.
Dirás acaso que con tener condenada la puerta del castillo escaparías para siempre... Más debo advertirte que, en ese castillo, moran también las imaginaciones alegres, los pensamientos joviales que nos hacen llevadero el camino, y la sabiduría está en dejar a éstos libre la puerta e impedir a los otros la salida.
¡Qué admirable es la llave que cierra cuidadosamente y a su tiempo la puerta del castillo donde viven los fantasmas!...

Amado Nervo (fragemento de su libro "Plenitud")

miércoles, 1 de noviembre de 2017

SER ATRACTIVO

Hace poco me preguntaban que qué es para mi ser atractivo y lo cierto es que no me resultó nada fácil responder. Últimamente se nos proporcionan fórmulas para producir fascinación y derrochar encanto a diestra y siniestra y se nos brindan claves para tener un éxito asegurado, pero me temo que para ser atractivo es esencial (como en todo) la fe, el trabajo y el tiempo o el tiempo, el trabajo y la fe, pues la persona realmente atractiva no nace sino que se hace. Ella se propone ser atractiva y lo consigue.
Me resultan muy atractivas las personas que saben escuchar de forma activa, poniendo interés en lo que se les cuenta como si, en ese momento, sólo el que les habla existiera en el mundo.
Si, además de escuchar, la persona es natural, espontánea, lejos de marcas y apariencias deslumbrantes, empatizo mucho mejor con ella y me da la posibilidad de que yo actúe de la misma forma.
¿Escucha, es sencilla  y educada? Va aumantando su atractivo por momentos. Se nota que domina su temperamento, que goza de buen humor, que demuestra calma ante los imprevistos, que sabe contar hasta mil antes de decir una impertinencia y que emana equilibrio. En definitiva, es una persona pulida, cultivada y esforzada en mejorar.
¿Se interesa de verdad por los demás?, ¿es optimista?, ¿está disponible cuando es cierto que se la necesita?, ¿tiene en cuenta a los otros?, ¿sonríe más que menos?...
Todos esos ingredientes forman parte de lo que yo considero "ser atractivo".
Normalmente, la persona atractiva va envejeciendo bien, pues tiene ante la vida un buen talante, seguridad en sí misma y mucho temple. Ella da más importancia a lo auténtico y mira de lejos cualquier cosa que le pueda ensombrecer su "joie de vivre".
.
Y es que, las personas realmente atractivas lo son porque son interesantes, porque tienen vida propia y aportan su personalidad, saben dar su nota y lo hacen con soltura y sin ningún tipo de afectación.
Generalmente son grandes lectores y están acostumbrados a vivir muchas vidas, a viajar por muchos lugares, a romper moldes, barreras y esquemas. Son libres y ese es para mí el verdadero secreto de su atractivo: su libertad.

domingo, 29 de octubre de 2017

EL SERVICIO A LOS DEMÁS

Me gustan las hadas porque son el ejemplo más claro de que su felicidad reside en hacer felices a otras personas. Siempre abandonan sus intereses egoístas para poder brindar dicha a los demás.
Su misión más importante es prodigar felicidad y lo hacen encantadas pues saben que es una de las experiencias más satisfactorias. Hace siglos que descubrieron que vivir para uno mismo es la fuente de todo pesar...
Ellas prestan servcio espiritual, mental y material a los demás y, sólo así, sus propias necesidades se ven satisfechas. Se olvidan de sí mismas y descubren que - sin buscarlo - la copa de su dicha se ve colmada.
Pretenden hacernos ver que "el amor" cimenta nuestra vida y le da sentido y que a pesar de que es una energía transformadora que todos anhelamos, muchas veces caemos en el desamor, lo que nos hace perder nuestro equilibrio emocional, la salud e incluso el buen ritmo de nuestra existencia.
Ellas, con su ejemplo, nos enseñan que con "el amor que es vida" aprenderemos a ejercitar el amor que todos llevamos dentro, a liberarnos de las trabas que nos impiden ser felices y a convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos.
¿Cuál es su vocación? "Viven para amar y aman para vivir".

sábado, 28 de octubre de 2017

PIDE LO QUE QUIERAS

Si en este momento se presentase ante tí un ser milagroso, vestido de blanco, resplandeciente de luz magnífica, y te dijese: "¡pide lo que quieras!, te será concedido", tú, sin duda, te apresurarías a pedir las cosas mejores...
Pues bien, ese ser tan milagroso existe dentro de tí, y tiene el poder de darte cuanto le pidas.
Sólo que, antes, debes saber qué es lo que quieres, conocimiento al parecer fácil, pero que pocas personas poseen.
Y después que lo sepas, puedes pedir a tu ser interior, con seguridad tal, cual si se lo pidieras al ser milagroso vestido de blanco, que sedujese tu fe con el prestigio de su presencia externa.
Piensas que no eres dichoso porque ignoras lo que puedes.
Todo es tuyo y te estás muriendo de anhelos... Las estrellas te pertenecen y no tienes lumbre en tu hogar...
La naturaleza entera quiere entregársete como a su dueño y señor, y tú lloras desdenes de otros...
Pide lo que quieras que todo te será concedido.

Amado Nervo (fragmento de su libro "Plenitud").

jueves, 26 de octubre de 2017

EL SIGNO

No hables a todos de las cosas bellas esenciales.
No arrojes margaritas a los cerdos. Desciende el nivel para no humillar ni desorientar a tu interlocutor.
Sé frívolo con los frívolos..., pero, de vez en cuando, como sin querer, como sin pensarlo, deja caer en su copa, sobre la espuma de la frivolidad, los pétalos de rosa del Ensueño.
Si no reparan en él, recogelo y vete de su lado, soriente siempre: es que para ellos aún no llega la hora.
Más si alguien coge el pétalo, como a hurtadillas, y lo acaricia, y aspira su blando aroma, hazle enseguida un discreto signo de inteligencia...
Llévale después aparte; muestra alguna o algunas de las flores de tu jardín; háblale de la divinidad invisible que nos rodea... y dile la palabra del conjuro, el ¡Sésamo, ábrete!, de la verdadera libertad.

Amado Nervo (fragmento de su libro "Plenitud").

martes, 24 de octubre de 2017

SI TÚ ME DICES VEN...

Si tú me dices: ¡ven!, lo dejo todo...
No volveré siquiera la mirada
para mirar a la mujer amada...
pero dímelo fuerte, de tal modo
que tu voz, como toque de llamada,
vibre hasta el más íntimo recodo
del ser, levante el alma de su lodo
y hiera el corazón como una espada.

Si tú me dices: ¡ven!, todo lo dejo.
Llegaré a tu santuario casi viejo,
y al fulgor de la luz crepuscular;
más he de compensarte mi retraso,
difundiéndome como un nardo
de perfume sutil ante tu altar.

Amado Nervo


miércoles, 18 de octubre de 2017

LA SORPRESA

Por lo demás, es acaso oportuno nada pedir, pero esperarlo todo.
Si a diario te levantas con el propósito de no reclamar mercedes a la Vida, no habrá jornada sin bella sorpresa, porque la Vida te otorgará siempre algún don.
Tú te dirás: "hoy aceptaré todos los dolores, todas las fatigas y las dificultades del día con ánimo igual".
No pensarás en ningún placer. Verás sólo el surco que debes abrir bajo el chorro de fuego del sol.
Ningún espejismo engañará tu camino.
Estarás de antemano resignado a todos los golpes.
No atisbarás el horizonte para ver si se acerca alguna dicha.
Y así pasarán los días, monótonos, con pocas satisfacciones y muchos deberes.
Como nada pides y todo lo aceptas, tú estarás ensimismado y distraído en tu labor.
... Más de pronto, la Vida, que te preparaba su sorpresa, te mandará a su enviada, una maravillosa hada madrina que te brindará un presente mágico, un presente inesperado, y por inesperado maravilloso.

Amado Nervo (fragmento de su libro "Plenitud").