sábado, 24 de noviembre de 2018

EL ALMA DE LA ROSA

"El alma de la rosa" es un cuadro del prerrafaelita John William Waterhouse, pintado en 1908. Su estilo simbolista, suave y misterioso me ha parecido el más idóneo para ilustrar un escrito de María Zambrano titulado La Rosa del Tiempo, que dice así:

"El tiempo se abre en rosa. Todo lo que se abre dando a ver en unidad lo que ha aparecido como fragmentario y hasta inconexo y encontrado lo salva en rosa; en forma de rosa que admite innumerables pétalos, a partir de los cuatro iniciales, frágiles, a los que la mirada fija se diría que hace ya desprenderse en la flor entre todas hecha para ser mirada, para la mirada, mínima extensión y recinto que no apresa, pues cuando se logra ofrece la identidad del fondo y de lo visible. Forma pura de interioridad sin amenaza. Lo perdido viene a rescatarse en ella y lo condenado a quedarse oculto. Los tiempos ya pasados se ordenan por sí mismos en signo de cumplimiento sin obsesión. Lo que así aparece ya nos mira como hace cuando aparece fragmentariamente. En todo fragmento hay amenaza o llamada de auxilio, como algo que se ahoga y pide ser salvado. Y sólo un fragmento no puede serlo si esa llamada no tiene la virtud de atraer, sin anular, sin quedarse en fragmento apegado, como puesto, no como nacido recién despertado y dispuesto a estar despertándose siempre, aquella paloma que se volvía siempre porque aún no había llegado el fin del diluvio universal. El anuncio incompleto, la incompleta profecía".

En la tradición de Unamuno y Ortega, Zambrano nos muestra con belleza y contundencia que el verdadero camino del pensamiento es recuperar la vida. María vincula unidad y dispersión, ser y apariencia, ley y frenesí, tiempo y eternidad, filosofía y poesía... Ella no ha vendido su alma a la Idea, sino que ha salvaguardado su esencia única. Sólo es verdadero a sus ojos la palabra liberada del lenguaje. La vida no puede ser avasallada por la filosofía ya que pensar es operar, hacer es vivir.

Pero la vida no se basta a sí misma. Las palabras son también necesarias. Vitales. Se necesita la palabra que aclare la vida, la potencie, la eleve y que declare a la vez su fracaso, porque se trata de una cosa humana y lo humano de por sí es al mismo tiempo gloria y fracaso.

lunes, 19 de noviembre de 2018

LA MANIPULACIÓN

Este cuadro fue pintado por el modernista Ramón Casas en 1900 y se llama "La Parisienne". La modelo, Mademoiselle Clo-Clo (Clotilde Pignet) fue una de las más celebradas de la Belle Époque, posó para Toulouse Lautrec y fue durante un tiempo compañera sentimental de Santiago Rusiñol. Su mirada y actitud denotan que no era fácilmente manipulable y por eso la he elegido para ilustrar el tema.

Manipular significa manejar y tanto el ser humano que maneja como el que se deja manejar se envilecen pues pierden el respeto a la persona al consentir que sea tratada como un objeto. Nada altera más la salud espiritual de un ser humano, tanto desde el punto de vista individual como colectivo, pero ¿poseemos defensas naturales contra ese virus invasor que nos amenaza constantemente?, ¿se puede poner en juego un antídoto contra la manipulación demagógica?

Me temo que la única defensa es la debida preparación por parte de cada ciudadano, algo que abarca: estar alerta y conocer los ardides de la manipulación, aprender a pensar con rigor y estar en condición de exigirlo a los demás y ejercitar la creatividad en todos los órdenes. El ser humano creativo tiene recursos para evitar que lo reduzcan a un mero repetidor de la voz de su amo. El que se acostumbra a pensar con rigor no acepta el uso estratégico de términos, el planteamiento astuto de las cuestiones, la movilización de procedimientos de dominio fácil...


Las experiencias de éxtasis o creatividad incrementan el poder creador, nos hacen más sensibles a los valores y aumentan la capacidad de comprender el sentido profundo de las realidades y acontecimientos que tejen la vida humana, pero las experiencias de vértigo o fascinación niegan los valores, frenan el impulso creador y hacen imposible abrirse al sentido profundo de la Existencia.

Mademoiselle Clo-Clo, tomó el camino de la creatividad y la edificación cabal de su personalidad ayudada por un ambiente que lo fomentaba y jamás se dejó seducir por una fascinación que no la conduciría más que al desmoronamiento de su vida personal. A pesar de tener como profesión el ser modelo, jamás dejó de cultivarse y por eso era elegida por los mejores, porque era capaz de manifestar su alma...


lunes, 8 de octubre de 2018

RUECAS DE MARFIL

Nodrizas de nuestros sueños, hilanderas de nuestras vidas, melancólicas hadas que acompañáis nuestros pasos desde la cuna hasta el sepulcro: dadme las ruecas de marfil con que sabéis transfigurar las cosas vulgares, los destinos crueles, los dolores mudos, en gloriosas urdimbres, en doradas hebras de ilusión y de luz.
Discípula vuestra soy: por las rutas sombrías de este valle de lágrimas, absorta en mi noble vocación de escritora, voy recogiendo por el camino todo aquello que la realidad me ofrece para guardarlo con ternura en mi corazón y tejerlo, después, en mis fantasías.



Nada desprecio por menudo y trivial que sea. En una gota de agua se cifra todo el universo. Abejas hacen la miel; con el barro se fabrica el búcaro. Tosca y ruin es, casi siempre, la realidad, como el copo de lino, como el vellón de lana, como el capullo de seda sin hilar; pero esa materia ruda se convierte en estambres luminosos, en delicados filíes, cuando la imaginación y el arte, que son las hadas benéficas de los hombres, la toman, la retuercen y devanan en sus invisibles ruecas de marfil.


Las cosas del mundo, para quien tiene piedad, son harto melancólicas. La vida, para quien sabe de 
dolor, es algo a la vez hermoso y duro, pálido y sugerente, como el marfil de las ruecas con que las hadas tejen nuestros sueños, hilan nuestras vidas y urden, al cabo, nuestras mortajas.

Este libro, que es de una inmensa belleza, refleja perfectamente la sensibilidad e inteligencia de una escritora, Concha Espina, que estuvo a punto de ganar el Premio Nobel de Literatura en 1929 y, sin embargo, ha sido injustamente silenciada. Con una fuerza de voluntad inquebrantable, escribió hasta el último día se su existencia, a pesar de que se había quedado ciega. A mí, como otras muchas cosas, la autora me llegó a través de mi madre - también de Santander - y es ahora, en plena madurez, cuando mejor la estoy apreciando y valorando.


domingo, 7 de octubre de 2018

EUGÈNE BOUDIN

"Tres pinceladas al aire libre, en la naturaleza, son mejores que dos días de trabajo en el caballete", decia Boudin a su amigo Michel Lévy mientras hacía este lienzo que inmortalizó a Eugène haciendo lo que más le gustaba, pintar "à plein air".
Hijo de marino, siempre había estado relacionado con el mar y en le Havre, trabajando como impresor y más tarde como enmarcador, pudo conocer a muchos artistas que le animaban a aprender a pintar. Haciendo caso a Millet, viajó a París cuando tenía 23 años (1847) y le atrajo la Escuela de Barbizón, donde se pintaba el paisaje tomado del natural.

Resgresó a Normandía y Bretaña y en 1855 se enfrentó a su gran pasión: pintar el mar y entregarse a la fascinación que sentía por el estudio de los efectos lumínicos. En Deauville, no muy lejos de Honfleur su pueblo natal, la aristocracia pasaba sus veranos y él realizó muchas obras de carácter amable que testimoniaban una nueva forma de vida en una época en la que empezaba a estar de moda tomar baños en el mar.

Pero esos cuadros no le acercaban a la élite del arte y viajó a Bélgica, Burdeos, Holanda y Venecia, buscando los mejores efectos de la luz que dieran dinamismo a sus obras. El cielo fue su gran aliado, captando siempre en sus paisajes sus infinitos matices y desafiando las inclemencias del tiempo o la salud.
A partir de 1870, se dedicó a investigar el paisaje en todos los momentos del día y estaciones del año, creando series de un mismo paisaje como haría su amigo Monet.

 En realidad, Boudin - aunque participó en exposiciones de los Impresionistas - fue precursor del Impresionismo. Conoció a Monet en 1858, cuando el joven Claude sólo tenía 18 años, y le animó a que dejara sus caricaturas y pintara al aire libre. Le transmitió su amor a los tonos brillantes, a la luz y a la naturaleza. Pasados los años, Monet diría: "Se lo debo todo a Boudin".

Bajo mi punto de vista, Eugène Boudin, el que afirmaba que el blanco o impenetrable no existe y que el aire es transparente, se ganó muy merecidamente su título de "el rey de los cielos", pues durante toda su vida mantuvo el anhelo de elevar sus obras a un nivel superior, algo que le acompañó hasta su muerte, que le sorprendió contemplando el cielo de Deauville...


GINKGO BILOBA

"Las hojas de este árbol, que del oriente
a mi jardín venido, lo adorna ahora,
un arcano sentido tienen, al sabio
de reflexión le brindan materia obvia.

¿Será este árbol extraño algún ser vivo
que un día en dos mitades se dividiera?
¿O dos seres que tanto se comprendieron,
que fundirse en un solo ser decidieran?

La clave de este enigma tan inquietante
yo dentro de mí mismo creo haberla hallado:
¿no adivinas tú mismo por mis canciones,
que soy sencillo y doble como este árbol?"  
(poema de amor de Goethe)



 "Amarillo, aún no imagina
el viento, la desbandada
de sus hojas, ya apagada
su claridad. Se avecina
la tarde gris. Ni adivina
su soledad, esa tristeza
de sus ramas.

Fue certeza,
alegría - ¡otoño! -. Faro,
abierta luz,
desamparo
después. ¿Dónde tu belleza?
 (fragmento de un poema de Elena Martín Vivaldi)


domingo, 5 de agosto de 2018

VOGUE

El aristócrata Arthur Baldwin Turnure (Estados Unidos, 1892) publicó una gaceta semanal, dirigida a la alta sociedad, en la que se hablaba de música, libros, deportes... Después pasó a un joven experto en publicidad, Condé Montrose Nast, quien la hizo bimensual a partir de 1910; su contenido se centraba en la moda e iba dirigido a mujeres fundamentalmente. Gracias a la colaboración de pintores y artistas del más alto nivel, la convirtió en una de las revistas más glamurosas y populares.

 En los años 50, el retrato de la portada pasó a ser el protagonista y los colores favoritos el blanco y negro. Más tarde, se llenó de espectáculo, con unas producciones prodigiosas llenas de creatividad. Pasó a ser mensual y se empezó a centrar más en los estilos de vida y en la cultura. Vogue España cumplió su 30 aniversario el 16 de marzo de 2018.

Pero el alma de Vogue fue Condé Montrose Nast, que supo transformar una pequeña revista de sociedad de Nueva York en la más prestigiosa del mundo. A pesar de que su padre les abandonó, él pudo ir a la Universidad de Georgetown gracias a una acaudalada tía. Allí conoció al hijo del dueño de la revista semanal "Collier´s Weekly" y consiguió trabajar en ella durante diez años.
Cuando compró Vogue, la llenó de lujo y sofisticación y fue uno de los primeros en imprimir una foto de color en su portada. Aumentó el precio y pasó a ser quincenal. Lideraba las técnicas de impresión y más tarde adquirió House & Garden, Vanity Fair y Glamour. También fue pionero en la página "llena de gente" (con muchas imágenes) y creía firmemente en el poder de la publicidad.


 ¿Qué es lo que más me gusta de la revista y de su alma mater? Pues que su nombre perdura a lo largo de la historia de las revistas y ha sido un punto de referencia para las mujeres de todo el mundo. La madre de Nast era francesa y eso le imprimió carácter a la hora de tener a la mujer europea como punto de mira. No quería cantidad, sino calidad y dedicó su vida a la excelencia.
En la actualidad, Condé Nast es una próspera empresa especilizada en unir la emoción y el data para narrar, como nadie, lo que tiene que ser comunicado. Se ha especializado en la creación de contenidos y se basa en la veteranía más la pasión por la labor que desempeña.
Excelencia y eficacia, talento creativo y análitico, emoción y data, inspiración y matemáticas.
"Lo que se cuenta, importa, pero cómo se cuenta, también".


domingo, 22 de julio de 2018

SSIRIMIRI

Ssirimiri: "Fina cortina de lluvia que cala todos los rincones y almas de Donostia-San Sebastián propio de días grises y húmedos. Cubre la piel de una fina y fresca capa de su esencia: la alegría del sol, el estallido del mar y la tenacidad de la tierra".

En el año 2009 nacía, en la emblemática perfumería "Benegas", esta colonia compuesta por esencias cítricas (vitalidad y energía) con un pequeño toque de madera (clase y sencillez) que representaba la marca de la casa basada en la elegancia, el estilo y la sobriedad.

Francisco Benegas, podólogo, se fue a Londres a vivir durante algunos años. Al volver a San Sebastián, instaló una barbería de estilo inglés, que era frecuentada por la aristocracia y la alta burguesía. En el mismo local, destinaron un pequeño apartado de perfumería que era regentado por su mujer Justa Echevarría. Ella traía perfumes, que no se podían adquirir en España, directamente de París. Cincuenta años más tarde, les sucederían su hijo Luis M. Benegas y su esposa María Teresa Díaz de Guereñu, que aportó otra visión comercial a la perfumería. Sus hijas, Asunción y Charo, son las actuales propietarias. Obtenida la mejor formación profesional de estética, completaron sus conocimientos en Madrid y Barcelona, prescindieron ya de de la podología y barbería e instalaron cabinas de estética.

La Perfumería Benegas es el santuario olfativo de Donosti. Llevan cien años abiertos al público y es una de los dos perfumerías europeas que tiene a su servicio "Les Exclusives" de Chanel, creadas por Coco.También Guerlain, la casa madre de los perfumes, abierta en 1828, se encuentra allí. Pero el gran acierto fue recuperar su propia colonia, la colonia Benegas (tomillo, romero y lavanda con jazmín y azahar) que vendían a granel, de forma sutil y delicada. La típica fragancia aromática que nos recuerda a "la colonia de toda la vida"

Siempre han apostado por la calidad, la distinción y el exquisito trato al cliente. En plena Belle Époque, cuando San Sebastián era un balneario de gran fama, llegaron a ser proveedores de la Casa Real. Actualmente, se trata de un espacio moderno sin arriesgar su aura de tradición y manteniendo el cuidado impecable hasta en el menor detalle.

Y es que, el olfato es emocional. Todo lo que olemos se dirige finalmente a nuestro cerebro y allí va a una velocidad increíble; éste lo procesa y nos lo devuelve en forma de sensaciones que se transforman en emociones. Me encantan las personas que, fieles a una colonia, acaban consiguiendo su propia fragancia y dejan una suave estela por dónde pasan que nos revela su autenticidad...

miércoles, 18 de julio de 2018

LES TRICOTEUSES

Durante los primeros años de la Revolución Francesa, nació una corriente a favor de los derechos de la mujer como ciudadana y Condorcet redactó un tratado en el que declaraba que el que votaba contra el derecho de otro - cualquiera que fuera su religión, color o sexo - renunciaba al suyo propio.
Olympia de Gouges reivindicó la participación femenina en la vida política y el sufragio universal y, en el plano civil, logró que sus condiciones de vida fueran un poco mejores.
Muchas de las mujeres del "petit peuple" (pueblo llano) se comprometieron con la política y lucharon contra los Girondinos (medio burgués, libertad económica y propiedad privada), a favor de los Jacobinos (agitadores revolucionarios llamados "sans coulottes" y artesanos).

Estas mujeres fueron las más activas del Movimiento Revolucionario en París y provincias en la tribuna de los Jacobinos en la Convención y se reunían en el seno de los clubs políticos, como el de los ciudadanos republicanos creado en mayor de 1793. Emprendieron, a pie de calle, una permanente agitación popular llamando a la insurrección contra los Girondinos. Se agrupaban, haciendo punto, alrededor de la guillotina cada vez que era utilizada contra los enemigos de la Revolución.
Por eso ha permanecido en la mitología colectiva una imagen exagerada de unas mujeres luchadoras, sedientas de justicia, que estaban en las antípodas del orden natural en el que la mujer debía cumplir su papel de madre y amante esposa sin involucrarse en ninguna actividad política que la hiciera salir de la esfera privada.

Esta visión negativa de la mujer condujo a las autoridades a sofocar la actividad de las sans coulottes femeninas y desde el otoño de 1798 los clubs femeninos de "Ciudadanas Republicanas Revolucionarias" fueron prohibidos, viéndose la mujer de nuevo privada del derecho a la ciudadanía.
Robespierre reprimió duramente a las "tricoteuses" siendo arrestadas y ejecutadas. La Convención prohibió a las mujeres el acceso a las tribunas, fueron perseguidas por la noche y privadas de cualquier forma de asamblea o reunión de más de cinco personas en la calle.

Las "tricoteuses" hacían referencia a un oficio que - en aquellos momentos - debía realizarse en el ámbito privado, en el hogar, y no mostrarse en público, pero cuando asistían a las deliberaciones de la Convención, ellas escuchaban "tricotando". En la primera imagen, el cuadro de Lesueur nos muestra lo que allí ocurría: unas hacían punto y otra, de pie, con las manos en las caderas, nos muestra el grado de compromiso político que la lleva al enfrentamiento con la injusticia.

Como "tejedora" me siento muy orgullosa de estas mujeres que seguían fieles a su oficio sin perder un segundo, pues gracias a él sus familias podían comer. No tricotaban por placer, sino a destajo y como precursoras de la máquina que aparecería en la época industrial. Las damas de la alta sociedad también hacían punto, pero por puro placer y entretenimiento. El resultado es que, unas y otras, mantuvieron y potenciaron una labor ancestral que es consustancial al mantenimiento de la economía en el ámbito privado y colectivo.

lunes, 9 de julio de 2018

OLYMPE DE GOUGES

Marie Gouze nació en Montauban (Francia) el 7 de mayo de 1748. Su padre, el marqués Jean-Jacques Lefranc de Pompignan, magistrado y escritor, tuvo una hija natural con una joven del pueblo, Olympe Mouisset, y jamás reconoció la peternidad de Marie. Vivió una infancia pobre y sin instrucción y el occitano fue su lengua materna. Desde muy pequeña idolatró a su padre y pensó que había heredado de él el talento para escribir. Destinada a una vida gris, mediocre y provinciana, pronto escogió un camino fuera de lo común en aquella época.

Con 18 años, se quedó viuda y era madre de un niño, Pierre Aubry. No quiso llamarse viuda de Aubry y se creó su propia identidad cambiando su nombre por el de Olympe de Gouges. Más tarde, rechazó casarse con un rico comerciante que les hubiera solucionado el tema económico a su hijo y a ella para toda la vida, pero ella pensaba que el matrimonio era "la tumba de la confianza y del amor" y prefería la inclinación natural y un contrato social entre un hombre y una mujer.

Después de fallecer su marido, se instaló con su hijo en París y sufrió la exclusión social por ser considerada como una occitana inculta, rebelde e imprudente que hablaba un pésimo francés. Sin embargo, ella quería valerse de la pluma para denunciar las injusticias que se cometían con los más desprotegidos. Cuando comenzó su carrera literaria, fue ayudada por amigas que redactaban lo que les contaba (je dicte avec mon âme et mon esprit) y luego pasó a escribirlo ella misma. Las denuncias tomaron diversas formas como piezas de teatro, panfletos políticos, carteles con los que inundaba la ciudad...
Tenaz autodidacta, se fue introduciendo en los medios políticos y se empezó a codear con la gente del bon ton. Luchó contra la esclavitud y a favor de que la mujer fuese considerada como el hombre. En 1791, redactó "La Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana", copiada de la de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

Pero su mayor atrevimiento fue asegurar que el no contar con la mujer había sido la causa de la desgracia y corrupción de los gobiernos. En su texto "Trois Urnes", acusaba a Marat y Robespierre de ser los artífices del Terror, por lo que fue guillotinada en 1793. Antes de morir dijo: "Lego mi corazón a la Patria y mi dignidad a los hombres que la necesiten, pero mi alma... a las mujeres, que jamás me han sido indiferentes".

Me pregunto por qué se sabe tan poco de una mujer tan importante que fue pionera en la asistencia social creando asilos, horfanatos, talleres públicos para gente sin trabajo, jurados públicos... Pero, sobre todo, para la libertad de la mujer, la libertad auténtica basada en derechos y obligaciones. Reclamó para todos los seres humanos el derecho a desarrollar su inteligencia y a poder morir dignamente, sin vergüenza.

jueves, 5 de julio de 2018

DIARIO DE VIAJE

Cuando Rousseau escribió Confesiones, declaraba su pena por no haber registrado ninguna de las impresiones del pasado cuando caminar era para él una felicidad sin fin. Decía: "Lo que más siento, en punto a detalles de mi vida que se me han olvidado, es no haber hecho un diario de mis viajes".
Y es que, todo viaje es un discurrir, una narración anterior cuando el recorrido se imagina y otra que hacemos despúes, cuando hemos regresado y se lo contamos a los amigos.
La escritura es la memoria de los innumerables acontecimientos cosechados, de las emociones e impresiones que hemos sentido, una forma de escapar del tiempo transformándolo en páginas de un cuaderno para poder volver a él y revivirlo. Ningún tesoro es más preciado, a la vuelta de un viaje, que traer toda la experiencia plasmada sobre papel.

Mi cuaderno siempre me acompaña para poder apuntar en cualquier momento lo que me va surgiendo. Antes de partir, anoto información general del lugar al que me dirijo así como mis expectativas de lo que espero encontar pues, una vez terminado y comparando el antes y el después, es muy sorprendente.
No me limito a detallar los hechos por orden cronológico, procuro  que la narración sea ágil y dinámica. Empleo los cinco sentidos para que no se me escape el menor detalle, pues no sólo me importa plasmar los lugares que visito o las cosas que veo, sino el olor de una flor, la sonrisa de un desconocido, el sabor de una comida... todo eso lo incluyo en el relato de forma espontánea y auténtica.
En el último tramo del trayecto literario, a modo de epílogo, saco mis conclusiones sobre todo lo experimentado, se me ocurren sugerencias que puedo hacer a otros y dejo notas que me servirán para cuando regrese al mismo lugar, ya que - para mí- profundizar en los lugares que conozco es otro de los placeres de viajar.

Mi equipaje suele ser muy ligero, mis compras muy livianas, pero lo que procuro traer a casa es mi diario de viaje repleto de vivencias que luego releo durante todo el año. No quiero que me pase como a Rousseau...


domingo, 17 de junio de 2018

ESCRIBIR A MANO

Después de la piedra y la arcilla, apareció la tríada de las "p": papiro, pergamino y papel. El papiro era una planta que crecía a orillas del Nilo, pero su elaboración era muy laboriosa. El pergamino se sacaba de la piel de un animal (ternera, cabra, oveja...) y su nombre venía de Pérgamo (ciudad de Asia Menor); fue soporte de la escritura desde el siglo III hasta que los árabes introdujeron el papel en el siglo VIII. El papel lo descubrió Tsi Lun (siglo V dC) que era oficial de un emperador chino y tardó en llegar a Occidente a través de los árabes, que lo copiaron a partir del 751 dC al descubrirlo entre algunos artesanos prisioneros de guerra tras una victoria sobre los chinos de Samarkanda. La utilización masiva del papel fue uno de los mayores avances en la historia de la cultura, ligado después a la imprenta y muy relacionado con ella.

Tras la revolución tecnológica estamos en un período de transición en el que "parece" que la palabra escrita ya no es fundamental. Aunque desapareciera el libro de papel (algo que me parece imposible) seguríamos escribiendo en roca, papel o pantalla de ordenador, ya que el lenguaje pertenece al ser humano y es tan inseparable de él como su propia piel: necesita grabar, esculpir, dibujar... no importa donde, todo sirve.
Sólo el hombre puede captar el pensamiento (individual o colectivo) mediante símbolos. La escritura potencia las habilidades de la comunicación: nos integramos en un entorno social y cultural alfabetizado.

Para un chino o un japonés la escritura es un exclusivo signo de identidad y la grafía es un regalo. En la fiesta del Tabanata, para ofrecérselas a los dioses, se cuelgan notas escritas en papel blanco en los árboles y el viento las mece como si fueran hojas nevadas o almendros en flor.

Para escribir basta papel y pluma y se puede hacer en cualquier parte. La pulcritud del papel blanco nos invita a cumplir con la principal misión de escribir que es "la claridad" (iluminar un trocito de realidad). Escribir es abrir un claro en el bosque de experiencias confusas, poner las cosas en limpio. Escribimos para darnos cuenta de lo que pensamos o sentimos, para tender puentes entre el pasado y el futuro, para dejar nuestra huella, para crear, para hacer que algo bello, que no existía, exista.

Utilizar la mano para escribir es un verdadero lujo, pues todo lo que poseemos es gracias a ella. La mano es un ser vivo y, como cada parte del cosmos está en correspondencia con una parte de nuestro cuerpo, la mano está unida a todo el universo, es un canal de vida y de creatividad. Personalmente no podría escribir algo realmente importante para mí si, antes de pasarlo al ordenador, no lo hubiera escrito con mi propia mano. Creo que es algo que no debemos dejar de hacer en nuestra vida diaria y que sería bueno transmitir a los niños, pues de lo contrario les estaríamos privando de la mejor manera de expresar sus pensamientos y sentimientos más íntimos.


viernes, 15 de junio de 2018

DOS AMIGOS

Conocí al doctor Fuster el 3 de julio del 2008 en los Cursos de Verano de El Escorial. En su conferencia habló del gran reto que tiene planteado el siglo XXI: investigar para promocionar la salud. Su amigo, el ya fallecido José-Luis San Pedro, estaba entre el público y escuchaba todo lo que decía con gran atención.
Yo no sabía que, a raíz de haber tenido una relación médico-paciente, se habían hecho muy amigos. A medida que les fuí conociendo, no me extrañó lo más mínimo, pues ambos eran sabios, buenos y amantes de sus respectivas profesiones. Dos humanistas que buscaban soluciones para los males que aquejan a la sociedad.
El doctor Fuster había salvado la vida a Jose-Luis por un tema de corazón y le aportó su propia visión sobre la salud, que no es más que un estado de equilibrio corporal y emocional. Jose-Luis (sociólogo) le sorprendió con el término "infarto social", pues - como el individuo - la sociedad está en grave riesgo de infarto. Ambos estaban de acuerdo en que la solución posible es buscar estados de equilibrio y en que, para alcanzar el bienestar, el ser humano tiene que conocerse a sí mismo e invertir en su propio talento, ser responsable y hacer una aportación social.
Ante el deterioro de valores que se detecta en la actualidad, los dos concluían en que sólo el espíritu, algo que nos transciende, podría dar soluciones reales.

Los asuntos de la muerte sacuden los cimientos y crean vínculos muy especiales. La relación con nuestro médico y la forma de abordar la enfermedad por ambas partes es muy importante a la hora de los buenos resultados. Jose-Luis contaba que durante su tratamiento con Fuster escribió una nota que decía: "Hay que vivir el sendero con dignidad... En el umbral de los 80 ya va siendo hora de empezar de nuevo".

Hay muchas personas enfermas del corazón y me ha parecido oportuno recordar lo que yo aprendí aquél verano y lo útil que me ha resultado en mi vida práctica. Como todo lo importante son mensajes muy sencillos y fáciles de comprender, lo difícil es atraverse a a cuidarse uno mismo sin delegar...

jueves, 14 de junio de 2018

RECORDANDO A JANE

En el año 2013, se celebró el bicentenario de la publicación de la novela de Jane Austen "Orgullo y Prejuicio". En su corta vida, la famosa escritora inglesa residió en varias ciudades al sur de Inglaterra. Ella había nacido en Steventon pero Bath, Chawton y Winchester la vieron crecer, escribir y fallecer...
En Bath, sólo vivió de 1801 a 1805, sin embargo, esta ciudad del condado de Somerset tuvo una gran infuencia en ella.

En Bath, los edificios color miel se elevan entre las colinas. Su centro histórico es fácil de recorrer y fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1987. Sus termas romanas, halladas en 1775, son uno de los vestigios más importantes de la antigua Britania romana. El complejo termal fue erigido en los siglos I y V en la antigua colonia romana de Aquae Sulis, alrededor de una fuente natural de la que el agua mana a 46º. Al lado, el "Pump Room" es un clásico salón de té del siglo XVIII que se conserva en perfecto estado.

A la abadía del siglo XV y al elegante Royal Theatre se llega por calles llenas de establecimientos donde se degustan las especialidades locales (desde quesos y cervezas elaborados de forma artesanal hasta deliciosos "bunns" (bollitos) que se sirven en acogedores saloncitos de té, como el de Sally Lunn´s, que fue inaugurado en un edificio del siglo XV y era frecuentado por Jane. La céntrica y comercial Milsom Street conduce a Jane Austen Centre, que ocupa una de las casas en las que vivió la escritora y muestra sus objetos personales. En él se desarrollan diferentes actividades (talleres, conferencias, lecturas, bailes de época...).

Después de fallecer su padre se fue primero a Southampton y en 1809 se trasladó a Chawton (a unos 129 kms). Allí se instaló en un cottage sencillo con un pequeño jardín que hoy es un museo. En esa casita alcanzó su madurez literaria escribiendo sus obras más conocidas (Orgullo y Prejuicio; Sentido y Sensibilidad; Mansfield Park; Emma y Persuasión).
Enferma de tuberculosis fue trasladada a un sanatorio de Winchester, donde falleció a los 41 años. Fue enterrada en la catedral del siglo XI bajo una losa de piedra.

Conozco todos esos lugares, he estado en ellos y he tenido la impresión de que era recibida por una gran amiga. Su estilo impregna todas las casas en las que vivió y el entorno está igual que cuando ella escribía. Son espacios tranquilos y sosegados que le servían de inspiración, pero no dejaba de ser una sutil observadora de la realidad de su época y de hacer una crítica llena de fina ironía de las cosas que no la acababan de convencer... Jamás habría imaginado que las mujeres del siglo XXI la sigamos leyendo con tanto placer.

domingo, 10 de junio de 2018

THE NATIONAL TRUST

The National Trust for places of historic interest or natural beauty (Fundación Nacional para lugares de interés histórico o belleza natural) es una Organización, fundada con la intención de conservar y revalorizar los monumentos y lugares de interés colectivo, que interviene en Inglaterra, País de Gales, Isla de Man y el Norte de Irlanda; en Escocia opera el National Trust for Scotland.
Creada en 1895, se convirtió - un siglo más tarde - en la Organización de este tipo más importante de Europa y la segunda propietaria de bienes inmuebles privados del Reino Unido, después de la Corona. Posee 250000 hectáreas de tierra y 1200 kms de costas, adquiridas a través del proyecto de protección Neptune.

Cada miembro perteneciente a la Organización paga 60 € al año y las familias 110 €. Sus recursos proceden de sus inversiones financieras y de las rentas de sus propiedades. Se venden propiedades de menor importancia y se arreglan y alquilan las mejor situadas, como por ejemplo Barrington Court.
Consagra el 11% de su presupuesto anual al reclutamiento de miembros, a la publicidad y a la comunicación. Su logo con la ramita de roble es reconocido en todo el país y en todo el mundo.

Esta Organización, sin ánimo de lucro, basa su éxito en la contratación de voluntarios a los que cuida de forma muy especial garantízándoles un marco de calidad y una formación de alto nivel. Cada uno desarrolla su papel sabiendo que su labor está complementada con equipos permanentes de arquitectos, obreros, juristas, restauradores, contables...
Se actúa con una gran flexibilidad de gestión de las distintas propiedades. Basándose en la conservación para las generaciones futuras, está clara su voluntad de desarrollo así como la inserción en la cultura local. Tanto las magníficas mansiones como las casitas más sencillas son inseparables de la historia y la sensibilidad de las personas que las han habitado y su cuidado y protección está muy arraigado en la cultura británcia. En todas ellas se ha reducido el impacto mediomabiental con soluciones creativas.

 Siempre que veo estas "botitas", que compré en una de las deliciosas tiendas del National Trust, me estimulan para tomar ejemplo de esta Organización que se sigue manteniendo a través del tiempo basándose en la consciencia y responsabilidad (personal y colectiva). Son un ejemplo de constancia, esfuerzo y humor que me alientan a seguir adelante y me inspiran para aportar mi granito de arena a la hora de mejorar la sociedad en la que vivo...

viernes, 1 de junio de 2018

EN MARCHA

Hoy estrenamos el mes de junio, el mejor momento del año para ponernos en marcha, pues se acerca el verano y contamos con una disposición interna que nos predispone a "estar listos para actuar", para desarrollar el enorme potencial que llevamos dentro e intentar un cambio (a mejor) en nosotros mismos, en nuestro entorno y en la sociedad; algo dentro de nosotros nos dice que - mientras haya una posibilidad de hacerlo - hay que intentarlo.

En cada instante de nuestra vida tenemos que elegir entre una dirección u otra y, para elegir lo mejor, hemos de utilizar nuestra capacidad de discernimiento. Sabemos que lo que no crece decae, lo que no va a mejor va a peor y si alguien se para, se estanca, llega la decadencia, la destrucción...

Los cambios sí son posibles si sabemos equilibrar la razón con el corazón, la compasión con la justicia, la libertad con una buena estructuración... de esa forma, la mentalidad de muchas personas irá cambiando hasta que alcance la suficiente masa crítica como para que se produzcan los esperados cambios que permitan resolver los problemas de forma diferente.

No sólo formamos parte de la familia biológica sino que también pertenecemos a la gran familia humana: todos estamos "interconectados" y es más inteligente fomentar la unión que la separación. Hay que abandonar el caduco individualismo, el racismo, los nacionalismos, los fundamentalismos... que tanto daño hacen al ser humano a nivel personal y colectivo.

Es anacrónico mantener el odio entre las razas, los pueblos, las naciones, las religiones. No caben ya los liderazgos de grandes potencias enfrentadas ni una autoridad suprema despótica, sino una sociedad formada por ciudadanos responsables. Para "exigir", primero tenemos que contribuir con ideas, iniciativas o acciones que sirvan para la construcción de un mundo mejor. No hay que echar balones fuera y tener a los políticos (que salen de la sociedad que formamos nosotros) como chivos expiatorios. Todos somos responsables de que las cosas vayan a mejor o a peor.

No creo que haya peor contaminación y que haga el ambiente más axfisiante que las personas cuyo deporte favorito es la lamentación con buenas dosis de pesimismo, ansiedad e inacción. Los cambios son posibles siempre que, primero, cambie la propia persona. Si quieres cambio, ¡sé tú el cambio!

jueves, 31 de mayo de 2018

MAMÁ

Cuando un niño es concebido, sus ritmos empiezan a armonizarse con los de la naturaleza a través de la fisiología de la madre. A lo largo del embarazo, e incluso después de que el niño haya nacido, su ritmo cardíaco se sincroniza (armoniza) con el ritmo cardíaco de la madre y continuará haciéndolo mientras esté cerca de ella. Partiendo de la base de que el cuerpo del niño forma parte del universo, la principal misión de una madre es favorecer al máximo que los ritmos de la vida del niño coincidan con los de la naturaleza, pues así le facilitará - desde la cuna - una vida sana y fácil de vivir.

Por otra parte, también sabemos que cualquier estímulo sensorial cambia la química de nuestro cuerpo-mente en menos de una centésima de segundo y por eso la madre debe elegir los estímulos más adecuados para que influyan en su hijo de la forma más favorable. Las famosas "nanas" o "canciones de cuna", por ejemplo, son melodías que van directas al corazón e influyen en su ritmo, en las ondas cerebrales, en la tensión arterial, en las contracciones del estómago y en el sueño (porque adormecen).

Para el niño, la madre representa la naturaleza y si no la representa correctamente el pequeño ignorará que existen unos límites que no se deben sobrepasar y se perderá. Una buena mamá conserva toda su dulzura, pero cuando es necesario se muestra intransigente pues sabe que las leyes universales no se modifican para él (si pone su dedito en el fuego o el hielo tendrá que asumir las consecuencias de las leyes físicas del calor o el frío).

La palabra mamá viene de madre y madre de Deméter, la diosa de griega de las cosechas que adoptó el nombre de Ceres en la cultura romana. Se la representaba como una mujer guapa y serena, de cabellos dorados, vestida con túnica azul y sentada con postura maternal. Personificaba tanto el arquetipo de madre como el instinto materno y era proveedora no sólo de alimentos sino de sustento espiritual.

Mamá nos quiere como somos, nos hace ver con claridad que somos dignos de amor y que la existencia nos ama, pero que tenemos que guardar las reglas del juego limpio para crecer y evolucionar con normalidad. "La Declaración de Sentimientos" se presentó en la primera Convención sobre los Derechos de las Mujeres y, desde entonces, hemos adquirido derechos y también obligaciones; nuestro sentido maternal nos dice que muchos males de la comunidad se remontan a la falta de cariño y de control que se han transmitido en la infancia, por eso creo que es importante volver a poner en valor la maternidad en el más amplio sentido del término y dar más importancia a lo esencial que a lo superflúo a la hora de enfocar nuestro papel de madres con sabiduría ancestral (razón y corazón).

jueves, 17 de mayo de 2018

LA QUINTAESENCIA

Cuando se extrae mineral de hierro, de cobre, etc., son necesarias toneladas de ese mineral para obtener una cierta cantidad de metal. Para obtener unos litros de esencia de flores también es necesaria una gran cantidad de pétalos. Es preciso, pues, gran cantidad de material bruto para obtener una cantidad muy pequeña de lo más precioso, la "quintaesencia".

Cuando el ser humano se controla, se domina, orienta sus energías y las dirige a regiones superiores, trabaja con el pensamiento para obtener la quintaesencia de las cosas, ya que sabe que, sin ella, no hay sentido ni placer. No es la cantidad de materia lo que da sentido a la vida, sino su "calidad", su quintaesencia (la cantidad es del mundo material y la calidad del espiritual).

El que ha llegado a obtener la quintaesencia de su propia vida es como un frasco pequeñito del que se emana un perfume inagotable, algo precioso que irradia inagotablemente: un gramo de esa materia preciosa y multitud de partículas se escapan al espacio sin que ella misma pueda disminuir, pues la quintaesencia del hombre es su espíritu.

El proceso de destilación se lleva a cabo extrayendo sabiduría de la experiencia y reconvirtiendo todo lo negativo en una conciencia superior. Con ello, obtenemos grandes ventajas: la salud mejora al no desgastar nuestra energía en una desarmonía interna y externa; nos purificamos y desintoxicamos dejando ir todo lo negativo para dar espacio a lo nuevo y bueno que está a punto de llegar (por la ley de la atracción, nos es devuelto todo lo que damos).

La palabra "quinta essentia" significa quinta esencia. Los cristales y las piedras preciosas están hechas de la quintaesencia de la tierra; la quintaesencia del agua son las flores y la del aire, los pájaros; la quintaesencia del fuego son las personas más evolucionadas que transmiten su sabiduría y experiencia a los demás y la unión de todas ellas es la quintasencia "etérica".

Me pregunto cuánta gente, actualmente, se ha parado a pensar que no podemos vivir separando lo espiritual de lo material, lo de arriba de lo de abajo, el cielo de la tierra. Sólo dando importancia a la calidad (cualidad) daremos el salto cualitativo que se necesita para avanzar, para evolucionar. Si queremos un verdadero cambio, primero tenemos que cambiar nosotros...

miércoles, 2 de mayo de 2018

EN CASA

A todos nos pasa que, de vez en cuando, tenemos una crisis de fatiga y eso es bueno, es sanador. Podemos sentirnos tristes, deprimidos, cansados, destemplados, en baja forma... y sabemos que, para recuperarnos, necesitamos calma, paz y sosiego. El ser humano es como un árbol, tiene la facultad de florecer, pero necesita tiempo y espacio para cultivarse, para dar de sí todo lo que es capaz.

La famosa frase inglesa "home, sweet home" (hogar, dulce hogar) lo dice todo. Ella nos transmite que el hogar es un concepto que abarca mucho más que las cuatro paredes de la casa física. En el dulce hogar, se pueden amortiguar los peores dolores y sufrimientos que, a veces, experimentamos en la vida.

En casa, sentimos esa energía femenina, sutil y reparadora, a la que hay que entregarse por completo, ponerse en sus manos y permitir que todo lo negativo vaya saliendo, capa a capa, hasta que nos vayamos sientiendo recuperados. Un caldito, un ponche, una mantita, la bolsa de agua caliente... son remedios caseros deliciosos para recuperar el calor y la fuerza que nos habían abandonado.

No olvidemos que la palabra hogar está relacionada con el fuego, el calor y la vida. El fuego es el elemento que mejor representa la fuerza vital, la que nos proporciona vitalidad, bienestar, optimismo y paz; la paz da fuerza y la fuerza plenitud.

Termina el largo "puente" con el desenfreno de ir y venir buscando fuera lo que tenemos tan cerca. El nerviosismo, las prisas, los atascos, la falta de tiempo... ¿eso es descansar? Me temo que no. De vez en cuando hay que volver a la quietud y a la calma, sólo así podremos ir desarrollando el arte más importante de todos, "el arte de vivir".


domingo, 29 de abril de 2018

LOS CAFÉS VIENESES

Uno de los primeros Cafés de Viena fue creado por un armenio, J.Théodat y los griegos, más tarde, se hicieron con el monopolio del servicio y la comercialización del café. La nueva bebida fue muy bien recibida por la población y el número de establecimientos creció rápidamente. En 1819, la ciudad contaba con 150 de los cuales unos 25 estaban en el centro. En 1900, había 600 y los clientes eran casi exclusivamente hombres, pues eran lugares de encuentro en los que, además, se jugaba y se fumaba.

 Llegaron a su apogeo a finales del siglo XIX y principios del XX. Se convirtieron en los lugares elegidos por los escritores, politicos, diplomáticos y artistas para vivir y trabajar en ellos y se les llamaba kaffeehauslitteraten. La kaffeehaus era algo típicamente vienés que no se encontraba en ningún otro lugar del mundo, una especie de club democrático accesible a todos por el módico precio de una taza de café; en él, uno podía sentarse durante horas, dicutir, escribir, jugar a las cartas, ocuparse de su correo y, sobre todo, consultar un número ilimitado de periódicos y de revistas.

Para los vieneses, el Café es como un segundo salón, van allí todos los días para leer los periódicos, trabajar, encontrarse con amigos, hacer una pausa en una mañana de compras... para ver y ser visto. Por las tardes, van a tomar el aperitivo a partir de las cinco y, si tienen suerte, pueden encontrar a un pianista con smoking interpretando música vienesa.



Tomar un café con una deliciosa tarta, rodeados de un ambiente íntimo y señorial es un verdadero placer. Madera, grandes murales serigráficos, mesas de mármol, bancos redondeados y tapizados con cálido terciopelo, enormes arañas de cristal y carritos con pasteles forman parte de un decorado lleno de refinamiento y exquisitez. En la actualidad, se puede pedir un "melange" fórmula 1, 2, 3 y 4: un café, dos vasos de agua, tres periódicos y cuatro horas para leerlos, porque esa es la esencia del Café Vienés.
El Sperl es el único que, desde su fundación en 1880, conserva su interior original, de estilo jugendstil, estilo modernista vienés que, superando el historicismo, buscaba la modernidad.

No me extraña lo más mínimo que, en el año 2011, la tradicional cultura de los Cafés Vieneses fuera declarada práctica social en la Lista Nacional del Patrimonio Cultural Intangible de la Unesco. Son lugares que favorecen y enriquecen las relaciones humanas de calidad; estando a gusto, relajados, tranquilos, se saborea no sólo lo material sino lo espiritual. Además entramos en la dimensión del sentir y el sentimiento es una comprensión de orden superior al de la mente.

¿Lo mejor, desde mi punto de vista? Pues que crean el clima adecuado para que se produzca la comprensión, el regalo más valioso que un ser humano puede brindar a otro. No se puede vivir sin comprender y ser comprendido...