domingo, 17 de junio de 2018

ESCRIBIR A MANO

Después de la piedra y la arcilla, apareció la tríada de las "p": papiro, pergamino y papel. El papiro era una planta que crecía a orillas del Nilo, pero su elaboración era muy laboriosa. El pergamino se sacaba de la piel de un animal (ternera, cabra, oveja...) y su nombre venía de Pérgamo (ciudad de Asia Menor); fue soporte de la escritura desde el siglo III hasta que los árabes introdujeron el papel en el siglo VIII. El papel lo descubrió Tsi Lun (siglo V dC) que era oficial de un emperador chino y tardó en llegar a Occidente a través de los árabes, que lo copiaron a partir del 751 dC al descubrirlo entre algunos artesanos prisioneros de guerra tras una victoria sobre los chinos de Samarkanda. La utilización masiva del papel fue uno de los mayores avances en la historia de la cultura, ligado después a la imprenta y muy relacionado con ella.

Tras la revolución tecnológica estamos en un período de transición en el que "parece" que la palabra escrita ya no es fundamental. Aunque desapareciera el libro de papel (algo que me parece imposible) seguríamos escribiendo en roca, papel o pantalla de ordenador, ya que el lenguaje pertenece al ser humano y es tan inseparable de él como su propia piel: necesita grabar, esculpir, dibujar... no importa donde, todo sirve.
Sólo el hombre puede captar el pensamiento (individual o colectivo) mediante símbolos. La escritura potencia las habilidades de la comunicación: nos integramos en un entorno social y cultural alfabetizado.

Para un chino o un japonés la escritura es un exclusivo signo de identidad y la grafía es un regalo. En la fiesta del Tabanata, para ofrecérselas a los dioses, se cuelgan notas escritas en papel blanco en los árboles y el viento las mece como si fueran hojas nevadas o almendros en flor.

Para escribir basta papel y pluma y se puede hacer en cualquier parte. La pulcritud del papel blanco nos invita a cumplir con la principal misión de escribir que es "la claridad" (iluminar un trocito de realidad). Escribir es abrir un claro en el bosque de experiencias confusas, poner las cosas en limpio. Escribimos para darnos cuenta de lo que pensamos o sentimos, para tender puentes entre el pasado y el futuro, para dejar nuestra huella, para crear, para hacer que algo bello, que no existía, exista.

Utilizar la mano para escribir es un verdadero lujo, pues todo lo que poseemos es gracias a ella. La mano es un ser vivo y, como cada parte del cosmos está en correspondencia con una parte de nuestro cuerpo, la mano está unida a todo el universo, es un canal de vida y de creatividad. Personalmente no podría escribir algo realmente importante para mí si, antes de pasarlo al ordenador, no lo hubiera escrito con mi propia mano. Creo que es algo que no debemos dejar de hacer en nuestra vida diaria y que sería bueno transmitir a los niños, pues de lo contrario les estaríamos privando de la mejor manera de expresar sus pensamientos y sentimientos más íntimos.


viernes, 15 de junio de 2018

DOS AMIGOS

Conocí al doctor Fuster el 3 de julio del 2008 en los Cursos de Verano de El Escorial. En su conferencia habló del gran reto que tiene planteado el siglo XXI: investigar para promocionar la salud. Su amigo, el ya fallecido José-Luis San Pedro, estaba entre el público y escuchaba todo lo que decía con gran atención.
Yo no sabía que, a raíz de haber tenido una relación médico-paciente, se habían hecho muy amigos. A medida que les fuí conociendo, no me extrañó lo más mínimo, pues ambos eran sabios, buenos y amantes de sus respectivas profesiones. Dos humanistas que buscaban soluciones para los males que aquejan a la sociedad.
El doctor Fuster había salvado la vida a Jose-Luis por un tema de corazón y le aportó su propia visión sobre la salud, que no es más que un estado de equilibrio corporal y emocional. Jose-Luis (sociólogo) le sorprendió con el término "infarto social", pues - como el individuo - la sociedad está en grave riesgo de infarto. Ambos estaban de acuerdo en que la solución posible es buscar estados de equilibrio y en que, para alcanzar el bienestar, el ser humano tiene que conocerse a sí mismo e invertir en su propio talento, ser responsable y hacer una aportación social.
Ante el deterioro de valores que se detecta en la actualidad, los dos concluían en que sólo el espíritu, algo que nos transciende, podría dar soluciones reales.

Los asuntos de la muerte sacuden los cimientos y crean vínculos muy especiales. La relación con nuestro médico y la forma de abordar la enfermedad por ambas partes es muy importante a la hora de los buenos resultados. Jose-Luis contaba que durante su tratamiento con Fuster escribió una nota que decía: "Hay que vivir el sendero con dignidad... En el umbral de los 80 ya va siendo hora de empezar de nuevo".

Hay muchas personas enfermas del corazón y me ha parecido oportuno recordar lo que yo aprendí aquél verano y lo útil que me ha resultado en mi vida práctica. Como todo lo importante son mensajes muy sencillos y fáciles de comprender, lo difícil es atraverse a a cuidarse uno mismo sin delegar...

jueves, 14 de junio de 2018

RECORDANDO A JANE

En el año 2013, se celebró el bicentenario de la publicación de la novela de Jane Austen "Orgullo y Prejuicio". En su corta vida, la famosa escritora inglesa residió en varias ciudades al sur de Inglaterra. Ella había nacido en Steventon pero Bath, Chawton y Winchester la vieron crecer, escribir y fallecer...
En Bath, sólo vivió de 1801 a 1805, sin embargo, esta ciudad del condado de Somerset tuvo una gran infuencia en ella.

En Bath, los edificios color miel se elevan entre las colinas. Su centro histórico es fácil de recorrer y fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1987. Sus termas romanas, halladas en 1775, son uno de los vestigios más importantes de la antigua Britania romana. El complejo termal fue erigido en los siglos I y V en la antigua colonia romana de Aquae Sulis, alrededor de una fuente natural de la que el agua mana a 46º. Al lado, el "Pump Room" es un clásico salón de té del siglo XVIII que se conserva en perfecto estado.

A la abadía del siglo XV y al elegante Royal Theatre se llega por calles llenas de establecimientos donde se degustan las especialidades locales (desde quesos y cervezas elaborados de forma artesanal hasta deliciosos "bunns" (bollitos) que se sirven en acogedores saloncitos de té, como el de Sally Lunn´s, que fue inaugurado en un edificio del siglo XV y era frecuentado por Jane. La céntrica y comercial Milsom Street conduce a Jane Austen Centre, que ocupa una de las casas en las que vivió la escritora y muestra sus objetos personales. En él se desarrollan diferentes actividades (talleres, conferencias, lecturas, bailes de época...).

Después de fallecer su padre se fue primero a Southampton y en 1809 se trasladó a Chawton (a unos 129 kms). Allí se instaló en un cottage sencillo con un pequeño jardín que hoy es un museo. En esa casita alcanzó su madurez literaria escribiendo sus obras más conocidas (Orgullo y Prejuicio; Sentido y Sensibilidad; Mansfield Park; Emma y Persuasión).
Enferma de tuberculosis fue trasladada a un sanatorio de Winchester, donde falleció a los 41 años. Fue enterrada en la catedral del siglo XI bajo una losa de piedra.

Conozco todos esos lugares, he estado en ellos y he tenido la impresión de que era recibida por una gran amiga. Su estilo impregna todas las casas en las que vivió y el entorno está igual que cuando ella escribía. Son espacios tranquilos y sosegados que le servían de inspiración, pero no dejaba de ser una sutil observadora de la realidad de su época y de hacer una crítica llena de fina ironía de las cosas que no la acababan de convencer... Jamás habría imaginado que las mujeres del siglo XXI la sigamos leyendo con tanto placer.

domingo, 10 de junio de 2018

THE NATIONAL TRUST

The National Trust for places of historic interest or natural beauty (Fundación Nacional para lugares de interés histórico o belleza natural) es una Organización, fundada con la intención de conservar y revalorizar los monumentos y lugares de interés colectivo, que interviene en Inglaterra, País de Gales, Isla de Man y el Norte de Irlanda; en Escocia opera el National Trust for Scotland.
Creada en 1895, se convirtió - un siglo más tarde - en la Organización de este tipo más importante de Europa y la segunda propietaria de bienes inmuebles privados del Reino Unido, después de la Corona. Posee 250000 hectáreas de tierra y 1200 kms de costas, adquiridas a través del proyecto de protección Neptune.

Cada miembro perteneciente a la Organización paga 60 € al año y las familias 110 €. Sus recursos proceden de sus inversiones financieras y de las rentas de sus propiedades. Se venden propiedades de menor importancia y se arreglan y alquilan las mejor situadas, como por ejemplo Barrington Court.
Consagra el 11% de su presupuesto anual al reclutamiento de miembros, a la publicidad y a la comunicación. Su logo con la ramita de roble es reconocido en todo el país y en todo el mundo.

Esta Organización, sin ánimo de lucro, basa su éxito en la contratación de voluntarios a los que cuida de forma muy especial garantízándoles un marco de calidad y una formación de alto nivel. Cada uno desarrolla su papel sabiendo que su labor está complementada con equipos permanentes de arquitectos, obreros, juristas, restauradores, contables...
Se actúa con una gran flexibilidad de gestión de las distintas propiedades. Basándose en la conservación para las generaciones futuras, está clara su voluntad de desarrollo así como la inserción en la cultura local. Tanto las magníficas mansiones como las casitas más sencillas son inseparables de la historia y la sensibilidad de las personas que las han habitado y su cuidado y protección está muy arraigado en la cultura británcia. En todas ellas se ha reducido el impacto mediomabiental con soluciones creativas.

 Siempre que veo estas "botitas", que compré en una de las deliciosas tiendas del National Trust, me estimulan para tomar ejemplo de esta Organización que se sigue manteniendo a través del tiempo basándose en la consciencia y responsabilidad (personal y colectiva). Son un ejemplo de constancia, esfuerzo y humor que me alientan a seguir adelante y me inspiran para aportar mi granito de arena a la hora de mejorar la sociedad en la que vivo...

viernes, 1 de junio de 2018

EN MARCHA

Hoy estrenamos el mes de junio, el mejor momento del año para ponernos en marcha, pues se acerca el verano y contamos con una disposición interna que nos predispone a "estar listos para actuar", para desarrollar el enorme potencial que llevamos dentro e intentar un cambio (a mejor) en nosotros mismos, en nuestro entorno y en la sociedad; algo dentro de nosotros nos dice que - mientras haya una posibilidad de hacerlo - hay que intentarlo.

En cada instante de nuestra vida tenemos que elegir entre una dirección u otra y, para elegir lo mejor, hemos de utilizar nuestra capacidad de discernimiento. Sabemos que lo que no crece decae, lo que no va a mejor va a peor y si alguien se para, se estanca, llega la decadencia, la destrucción...

Los cambios sí son posibles si sabemos equilibrar la razón con el corazón, la compasión con la justicia, la libertad con una buena estructuración... de esa forma, la mentalidad de muchas personas irá cambiando hasta que alcance la suficiente masa crítica como para que se produzcan los esperados cambios que permitan resolver los problemas de forma diferente.

No sólo formamos parte de la familia biológica sino que también pertenecemos a la gran familia humana: todos estamos "interconectados" y es más inteligente fomentar la unión que la separación. Hay que abandonar el caduco individualismo, el racismo, los nacionalismos, los fundamentalismos... que tanto daño hacen al ser humano a nivel personal y colectivo.

Es anacrónico mantener el odio entre las razas, los pueblos, las naciones, las religiones. No caben ya los liderazgos de grandes potencias enfrentadas ni una autoridad suprema despótica, sino una sociedad formada por ciudadanos responsables. Para "exigir", primero tenemos que contribuir con ideas, iniciativas o acciones que sirvan para la construcción de un mundo mejor. No hay que echar balones fuera y tener a los políticos (que salen de la sociedad que formamos nosotros) como chivos expiatorios. Todos somos responsables de que las cosas vayan a mejor o a peor.

No creo que haya peor contaminación y que haga el ambiente más axfisiante que las personas cuyo deporte favorito es la lamentación con buenas dosis de pesimismo, ansiedad e inacción. Los cambios son posibles siempre que, primero, cambie la propia persona. Si quieres cambio, ¡sé tú el cambio!

jueves, 31 de mayo de 2018

MAMÁ

Cuando un niño es concebido, sus ritmos empiezan a armonizarse con los de la naturaleza a través de la fisiología de la madre. A lo largo del embarazo, e incluso después de que el niño haya nacido, su ritmo cardíaco se sincroniza (armoniza) con el ritmo cardíaco de la madre y continuará haciéndolo mientras esté cerca de ella. Partiendo de la base de que el cuerpo del niño forma parte del universo, la principal misión de una madre es favorecer al máximo que los ritmos de la vida del niño coincidan con los de la naturaleza, pues así le facilitará - desde la cuna - una vida sana y fácil de vivir.

Por otra parte, también sabemos que cualquier estímulo sensorial cambia la química de nuestro cuerpo-mente en menos de una centésima de segundo y por eso la madre debe elegir los estímulos más adecuados para que influyan en su hijo de la forma más favorable. Las famosas "nanas" o "canciones de cuna", por ejemplo, son melodías que van directas al corazón e influyen en su ritmo, en las ondas cerebrales, en la tensión arterial, en las contracciones del estómago y en el sueño (porque adormecen).

Para el niño, la madre representa la naturaleza y si no la representa correctamente el pequeño ignorará que existen unos límites que no se deben sobrepasar y se perderá. Una buena mamá conserva toda su dulzura, pero cuando es necesario se muestra intransigente pues sabe que las leyes universales no se modifican para él (si pone su dedito en el fuego o el hielo tendrá que asumir las consecuencias de las leyes físicas del calor o el frío).

La palabra mamá viene de madre y madre de Deméter, la diosa de griega de las cosechas que adoptó el nombre de Ceres en la cultura romana. Se la representaba como una mujer guapa y serena, de cabellos dorados, vestida con túnica azul y sentada con postura maternal. Personificaba tanto el arquetipo de madre como el instinto materno y era proveedora no sólo de alimentos sino de sustento espiritual.

Mamá nos quiere como somos, nos hace ver con claridad que somos dignos de amor y que la existencia nos ama, pero que tenemos que guardar las reglas del juego limpio para crecer y evolucionar con normalidad. "La Declaración de Sentimientos" se presentó en la primera Convención sobre los Derechos de las Mujeres y, desde entonces, hemos adquirido derechos y también obligaciones; nuestro sentido maternal nos dice que muchos males de la comunidad se remontan a la falta de cariño y de control que se han transmitido en la infancia, por eso creo que es importante volver a poner en valor la maternidad en el más amplio sentido del término y dar más importancia a lo esencial que a lo superflúo a la hora de enfocar nuestro papel de madres con sabiduría ancestral (razón y corazón).

jueves, 17 de mayo de 2018

LA QUINTAESENCIA

Cuando se extrae mineral de hierro, de cobre, etc., son necesarias toneladas de ese mineral para obtener una cierta cantidad de metal. Para obtener unos litros de esencia de flores también es necesaria una gran cantidad de pétalos. Es preciso, pues, gran cantidad de material bruto para obtener una cantidad muy pequeña de lo más precioso, la "quintaesencia".

Cuando el ser humano se controla, se domina, orienta sus energías y las dirige a regiones superiores, trabaja con el pensamiento para obtener la quintaesencia de las cosas, ya que sabe que, sin ella, no hay sentido ni placer. No es la cantidad de materia lo que da sentido a la vida, sino su "calidad", su quintaesencia (la cantidad es del mundo material y la calidad del espiritual).

El que ha llegado a obtener la quintaesencia de su propia vida es como un frasco pequeñito del que se emana un perfume inagotable, algo precioso que irradia inagotablemente: un gramo de esa materia preciosa y multitud de partículas se escapan al espacio sin que ella misma pueda disminuir, pues la quintaesencia del hombre es su espíritu.

El proceso de destilación se lleva a cabo extrayendo sabiduría de la experiencia y reconvirtiendo todo lo negativo en una conciencia superior. Con ello, obtenemos grandes ventajas: la salud mejora al no desgastar nuestra energía en una desarmonía interna y externa; nos purificamos y desintoxicamos dejando ir todo lo negativo para dar espacio a lo nuevo y bueno que está a punto de llegar (por la ley de la atracción, nos es devuelto todo lo que damos).

La palabra "quinta essentia" significa quinta esencia. Los cristales y las piedras preciosas están hechas de la quintaesencia de la tierra; la quintaesencia del agua son las flores y la del aire, los pájaros; la quintaesencia del fuego son las personas más evolucionadas que transmiten su sabiduría y experiencia a los demás y la unión de todas ellas es la quintasencia "etérica".

Me pregunto cuánta gente, actualmente, se ha parado a pensar que no podemos vivir separando lo espiritual de lo material, lo de arriba de lo de abajo, el cielo de la tierra. Sólo dando importancia a la calidad (cualidad) daremos el salto cualitativo que se necesita para avanzar, para evolucionar. Si queremos un verdadero cambio, primero tenemos que cambiar nosotros...

miércoles, 2 de mayo de 2018

EN CASA

A todos nos pasa que, de vez en cuando, tenemos una crisis de fatiga y eso es bueno, es sanador. Podemos sentirnos tristes, deprimidos, cansados, destemplados, en baja forma... y sabemos que, para recuperarnos, necesitamos calma, paz y sosiego. El ser humano es como un árbol, tiene la facultad de florecer, pero necesita tiempo y espacio para cultivarse, para dar de sí todo lo que es capaz.

La famosa frase inglesa "home, sweet home" (hogar, dulce hogar) lo dice todo. Ella nos transmite que el hogar es un concepto que abarca mucho más que las cuatro paredes de la casa física. En el dulce hogar, se pueden amortiguar los peores dolores y sufrimientos que, a veces, experimentamos en la vida.

En casa, sentimos esa energía femenina, sutil y reparadora, a la que hay que entregarse por completo, ponerse en sus manos y permitir que todo lo negativo vaya saliendo, capa a capa, hasta que nos vayamos sientiendo recuperados. Un caldito, un ponche, una mantita, la bolsa de agua caliente... son remedios caseros deliciosos para recuperar el calor y la fuerza que nos habían abandonado.

No olvidemos que la palabra hogar está relacionada con el fuego, el calor y la vida. El fuego es el elemento que mejor representa la fuerza vital, la que nos proporciona vitalidad, bienestar, optimismo y paz; la paz da fuerza y la fuerza plenitud.

Termina el largo "puente" con el desenfreno de ir y venir buscando fuera lo que tenemos tan cerca. El nerviosismo, las prisas, los atascos, la falta de tiempo... ¿eso es descansar? Me temo que no. De vez en cuando hay que volver a la quietud y a la calma, sólo así podremos ir desarrollando el arte más importante de todos, "el arte de vivir".


domingo, 29 de abril de 2018

LOS CAFÉS VIENESES

Uno de los primeros Cafés de Viena fue creado por un armenio, J.Théodat y los griegos, más tarde, se hicieron con el monopolio del servicio y la comercialización del café. La nueva bebida fue muy bien recibida por la población y el número de establecimientos creció rápidamente. En 1819, la ciudad contaba con 150 de los cuales unos 25 estaban en el centro. En 1900, había 600 y los clientes eran casi exclusivamente hombres, pues eran lugares de encuentro en los que, además, se jugaba y se fumaba.

 Llegaron a su apogeo a finales del siglo XIX y principios del XX. Se convirtieron en los lugares elegidos por los escritores, politicos, diplomáticos y artistas para vivir y trabajar en ellos y se les llamaba kaffeehauslitteraten. La kaffeehaus era algo típicamente vienés que no se encontraba en ningún otro lugar del mundo, una especie de club democrático accesible a todos por el módico precio de una taza de café; en él, uno podía sentarse durante horas, dicutir, escribir, jugar a las cartas, ocuparse de su correo y, sobre todo, consultar un número ilimitado de periódicos y de revistas.

Para los vieneses, el Café es como un segundo salón, van allí todos los días para leer los periódicos, trabajar, encontrarse con amigos, hacer una pausa en una mañana de compras... para ver y ser visto. Por las tardes, van a tomar el aperitivo a partir de las cinco y, si tienen suerte, pueden encontrar a un pianista con smoking interpretando música vienesa.



Tomar un café con una deliciosa tarta, rodeados de un ambiente íntimo y señorial es un verdadero placer. Madera, grandes murales serigráficos, mesas de mármol, bancos redondeados y tapizados con cálido terciopelo, enormes arañas de cristal y carritos con pasteles forman parte de un decorado lleno de refinamiento y exquisitez. En la actualidad, se puede pedir un "melange" fórmula 1, 2, 3 y 4: un café, dos vasos de agua, tres periódicos y cuatro horas para leerlos, porque esa es la esencia del Café Vienés.
El Sperl es el único que, desde su fundación en 1880, conserva su interior original, de estilo jugendstil, estilo modernista vienés que, superando el historicismo, buscaba la modernidad.

No me extraña lo más mínimo que, en el año 2011, la tradicional cultura de los Cafés Vieneses fuera declarada práctica social en la Lista Nacional del Patrimonio Cultural Intangible de la Unesco. Son lugares que favorecen y enriquecen las relaciones humanas de calidad; estando a gusto, relajados, tranquilos, se saborea no sólo lo material sino lo espiritual. Además entramos en la dimensión del sentir y el sentimiento es una comprensión de orden superior al de la mente.

¿Lo mejor, desde mi punto de vista? Pues que crean el clima adecuado para que se produzca la comprensión, el regalo más valioso que un ser humano puede brindar a otro. No se puede vivir sin comprender y ser comprendido...

 


sábado, 28 de abril de 2018

EL CORAJE DE VIVIR

El ser humano no puede permancer siempre en la orilla de la seguridad, de lo conocido, pues de esa forma pierde su capacidad de aventura, de aceptar el desafío. Aceptando riesgos, se vuelve más fuerte, íntegro e inteligente y siente que vive de verdad. Contemplando la naturaleza, se da cuenta de que, cuando hay tormenta, la hierba es más fuerte que el árbol porque cae, cede, se acomoda fácilmente a lo que ocurre en ese momento, no se resiste... y cuando todo ha pasado se siente más limpia, más fresca. Sin embargo, el árbol, con toda su majestuosidad, su fortaleza y sus inmensas raíces, le planta cara, se resiste, y está mucho más expuesto a que sus ramas se quiebren.

La palabra coraje tiene una raíz latina "cor" (corazón) y los valientes viven con el corazón. No se rodean de la falsa seguridad de la razón ni cierran puertas y ventanas a la vida porque no tienen ningún interés en controlar la situación. Saben que el camino del corazón es el camino del coraje, es decir, vivir en la inseguridad con amor, con confianza, adentrarse en lo desconocido, renunciar al pasado y permitir el futuro. La persona vital se arriesga.

El que es valiente, por lo general, es también auténtico porque es lo que le proporciona bienestar. ¿Por qué va a ser falso? Los rígidos esquemas del pasado están alterados, perturbados. Ahora sabemos que si nos abrimos a la vida crecemos, evolucionamos, nos caemos, nos levantamos, tenemos derecho a equivocarnos. El mundo está lleno de cobardes que rechazan lo que no conocen, son como piedras cerradas o muertas.

Estoy convencida de que la unión de un gran número de personas conscientes y valientes crean una sociedad y una cultura vital y responsable, una nueva forma de estar en la vida que nos ayude a dar el paso cualitativo (personal y colectivo) que el momento actual nos exige.

lunes, 23 de abril de 2018

SAN JORGE

En el siglo XIII, Jacobo de la Vorágine (arzobispo de Génova) recopiló en su "Leyenda Dorada" una colección de vidas de santos y, entre ellas, La Leyenda de San Jorge. Siendo soldado romano, llegó a Silca (ciudad libia), cuyos habitantes vivían atemorizados por un dragón que vivía en un lago cercano. Comía dos ovejas al día y cuando se acercaba a la ciudad contaminaba el aire provocando la muerte de muchas personas...

Se empezaron a sacrificar doncellas para que se calmara y un día fue la misma hija del rey la que, a punto de ser devorada, fue salvada por el soldado llamado Jorge, que se había convertido al cristianismo. Hirió a la fiera con su lanza y la llevaron atada hasta que todos fueron bautizados. Ya muerta, en el charco de sangre de la horrible criatura, creció un rosal y el caballero obsequió a la doncella con la rosa más hermosa. Más tarde, fue decapitado por no querer renunciar al cristianismo.

 La fábula de Vorágine posee un gran valor literario y tuvo mucha influencia en Occidente, tanto en pintura como en literatura. A finales de la Edad Media, San Jorge fue hecho patrón de ciudades, burgos y casas nobles. Representaba la fuerza de superación y la rebelión contra la tiranía. Era la máxima representación del triunfo del bien sobre el mal y de la luz sobre las tinieblas. Héroe sin tacha, patrón de los Caballeros, de los Cruzados en la conquista de Jerusalén, de los Templarios, de la Hidalguía y de los Boy Scouts.

Me ha parecido oportuno recordarlo hoy, en el Día del Libro, pues estamos muy necesitados de ejemplos que nos vivifiquen y nos recuerden valores imperecederos. Cervantes decía que "un caballero se avergüenza de que sus palabras sean mejores que sus hechos" y, refiriéndose a la espada, que "las armas requieren espíritu, como las letras".

Héroe, doncella, rosa, palabra, son términos llenos de significado que nos gusta recordar en un día tan especial como hoy.


domingo, 15 de abril de 2018

EL OFICIO DE LIBRERO

Pienso que el comercio de libros es una actividad que va más allá de lo mercantil y que exige habilidades específicas. Para vender "almas", el librero ha de ser, no sólo un voraz lector de libros sino que también ha de saber leer a sus clientes, pues sólo así podrá recomendar tal o cual título, entender la necesidad de quien le pregunta por una obra desconocida para él y seleccionar el acervo que responda a la vez a su apetito personal y a las características de su clientela. Pero, además, ha de administrar, emplear recursos humanos, materiales y pecuniarios, comunicarse con toda la gente que llega a su librería...Todo esto sintetiza el reto y la belleza del oficio de librero, que es una "hermosa vocación".

Oficio complejo y bello ya que los libros son una materia viva y hay que tener la destreza de despertar, en el posible lector, la necesidad de comprarlos. Él sabe muy bien que el amor por el libro nace del tacto físico, sensual (no sólo de la vista) y que tiene que ser exquisito, con un trato cortés, flexible y unas gotas de entusiasmo (durante todos los minutos del día y durante todos los días del año).

Intenta ofrecer una librería cálida, serena y acogedora; un lugar de encuentro social y de intercambio cultural, pues no se puede prescindir de la cultura, vivimos en ella, es un valor en permanente desarrollo, en proceso de enriquecimiento y en una diversificación constante ya que todos participamos en ella.

 
Pero llega un día en el que el libro, que ha estado guardando, protegiendo y cuidando, se va de la librería y pasa a manos de su nuevo propietario, lo que no deja de producir en el librero un cierto desgarro, aunque sabe muy bien que un buen lector lo incorporará a su vida cotidiana y lo tratará con esmero. Los dos están unidos por un lazo muy resistente: la idea de que la palabra escrita en el papel especifica lo diverso y así se puede interpretar datos, ubicarlos, valorarlos, penetrar en su realidad y superar la apariencia.


En la era digital, se necesita más que nunca el contacto directo con el profesional del libro por su función de recomendar y seleccionar en medio de la jungla de la producción editorial. "Lo de fuera es importante y ha de ser siempre elegante; lo de adentro, si es conveniente, satisface al más exigente". Sabe, mejor que nadie, transmitir a los niños el valor de la lectura (un desafío a la imaginación, una apertura a un mundo de posibilidades donde desarrollar sus áreas intelectuales y afectivas). Su larga experiencia le dice que, leyendo, el lector inocente puede reír, soñar, jugar con la realidad, aumentar su curiosidad y compartir muchas más cosas con quienes le rodean.

Un buen librero, además de saborear la frase de Borges que dice "Que otros se jacten de las páginas que han escrito, a mí me enorgullecen las que he leído", sabe que es el eslabón esencial entre el autor y el lector y que - los tres - hacen posible que la literatura siga viva y permanezca en el mundo.

Ilustraciones de Iban Barrenetxea

martes, 27 de marzo de 2018

LA BONDAD ES PRÁCTICA

La "bondad" es un valor humano que va más allá de una habilidad y está enriquecida por una decisión ética. El diccionario la define como la inclinación a hacer el bien y Platón afirmaba que buscando el bien de nuestros semejantes, encontramos el nuestro.

Además de que la bondad hace que nos sintamos mejor, es la actitud más económica y pragmática que existe, puesto que nos permite ahorrar mucha energía que desgastamos inútilmente en sospechas, preocupaciones, resentimientos, manipulación y reacciones a la defensiva.

En este momento - crucial para la humanidad - la bondad no es un lujo, es una necesidad; ser bondadoso con los demás es el mejor regalo que podemos hacernos a nosotros mismos. En el siglo XXI, una persona buena no es un mutante en un mundo violento, sino alguien que sabe sacar el mejor partido de facultades como la alegría, la lealtad, la gratitud, el respeto, la consideración...

Está científicamente demostrado que el amor que no se expresa se convierte en odio y que la alegría que no proporciona un gozo verdadero acaba en depresión. Y es que estamos hechos para la bondad, es nuestro estado natural. Buda decía que el bueno duerme y se despierta con facilidad, tiene sueños agradables y la gente le quiere. Los animales le amarán y los devas (seres celestiales) le protegerán. Los peligros externos no le lastimarán, lucirá un rostro radiante y su mente será serena. No morirá en un estado de confusión.

 En estos días de vacaciones de Semana Santa, con más tiempo del habitual, me gusta profundizar en el contenido de palabras que fortalecen mi estructura interna y que me aportan mucha claridad en el comportamiento cotidiano: honestidad, calor humano, perdón, contacto, integración, humildad, paciencia, generosidad, respeto, flexibilidad, memoria, lealtad (estar con), compasión (sentir con), gratitud, servicio y alegría (la base de la bondad).

Los estudios neurocientíficos más avanzados se enfocan en la amabilidad, la ternura y la compasión y afirman categóricamente que una mente "en calma" produce un bienestar global y verdadero. No se es bueno, se llega a ser bueno después de hacer un paciente trabajo interior. No hay que claudicar, sino sembrar semillas de bondad en todos nuestros actos procurando tener la mente en sintonía con el corazón.

No nos vendrá mal, en estos tiempos convulsos que atravesamos, recapacitar acerca de las cosas que nos hacen más conscientes y responsables, que nos conducen a la verdadera libertad porque nos preparan para sacar nuestras propias conclusiones. Una persona que tiene un bienestar global es difícilmente manipulable.

lunes, 26 de marzo de 2018

LA TERNURA

Decía Oscar Wilde que "en el arte como en el amor es la ternura lo que da fuerza" y Gandhi llamaba cobarde al que es incapaz de mostrar amor. Y es que la ternura, paradójicamente, no es blanda, sino fuerte, firme y audaz (se muestra sin barreras, sin miedo). No se trata sólo de un acto de coraje, sino de voluntad para mantener y reforzar el vínculo de una relación humana del tipo que sea. Ella hace fuerte al amor y enciende la chispa de la alegría en la adversidad. Gracias a ella las relaciones se vuelven más profundas y duraderas, pues expresa sutilmente el deseo de que el otro se sienta bien.

La ternura implica confianza y seguridad en uno mismo y sin ella no hay entrega. Lejos de ser ostentosa es elegante: escucha atenta, gesto amable, demostración de interés por el otro... sin contrapartidas. Además, cobra extraordinario valor en los momentos difíciles y es una clara manifestación de que en el amor nada es pequeño.

La ternura da belleza y sentido a la vida. Es la expresión más serena, bella y firme del amor. Es el respeto, el reconocimiento y el cariño expresado en la caricia, en el detalle sutil, en el regalo inesperado, en la mirada cómplice o en el abrazo entregado y sincero. Gracias a ella, las relaciones afectivas crean las raíces del vínculo, de la consideración y del verdadero amor y los niños obtienen de ella la fuerza emocional necesaria para su evolución. La ternura revela la excelencia del ser humano a través del cuidado y del respeto.

Es un verdadero drama que, en la sociedad actual, sea una palabra que ha perdido su auténtico significado y se la confunda con la sensiblería o la cursilería. A mucha gente le da miedo pronunciar esa palabra por temor a quedar como un blandito o un trasnochado y, sin embargo, yo pienso que hay que volverla a poner en valor y ejercitarla lo más posible; sólo así conseguiremos que las relaciones humanas se enriquezcan y se fortalezcan, que sean reales y duraderas gracias al cuidado, al tacto y a la delicadeza.

domingo, 25 de marzo de 2018

ENREDADO EN MIS CABELLOS

Eres como el viento...
que se enreda en mis cabellos,
agita mis pensamientos
se va lejos y retorna inesperado.

Como la nube que se desplaza
cargada de fina lluvia
que construye y se diluye
acompañando montañas
de difícil ascensión.

Que elige extraños senderos
bebiendo en arroyos claros
para poder caminar,
dejando correr su flujo
sin controlar su caudal.

Me hicieste sentir la importancia
de los momentos inútiles
y otras veces, cual campana
su badajo haces sonar.

Estás en tí, sin ser otro
del que tu eres,
acompañas cuando puedes
siempre desde tu propia verdad.

A velocidad del rayo
cuando injusto sientes algo
tu crispación aparece,
apaciguarte es difícil
pues eres un soñador
que trabaja por un mundo
más humano y con razón.

Poema de Esther de Andrés
" Arco Iris en los Canales" del pintor chileno Alfredo Helsby (1862-1933)

miércoles, 7 de marzo de 2018

LA VILLA DE LAS REINAS

En el libro de Christine de Pizan "El Tesoro de la Ciudad de las Damas", escrito en 1405, la autora pretendía dar consejos a las mujeres para mejorar su vida cotidiana y decía: "Pensé que multiplicaría esta obra difundiendo copias en el mundo entero, ofreciéndola a reinas, princesas y nobles para que - gracias al esfuerzo de esas honorables damas - circulara entre mujeres de toda condición".
Femme de Lettres sostenía a su familia con su trabajo, ella era el patrono de la nave y fue la primera mujer en la Historia que recibió dinero por lo que escribía. Defendía los derechos de las mujeres ante un sistema misógino. Proponía crear una ciudad-fortaleza imaginaria en el terreno más propicio: el campo de las letras. El ejemplo de las mejores serían sus cimientos, la tinta su argamasa y la inteligencia la azada. La tarea sería de todas las mujeres, haciendo un trabajo colectivo nacido de un compromiso en el que la razón guiara la construcción.

En el año 1210, el rey de Portugal Alfonso II, ofrecía a su esposa la reina Urraca de Borgoña, como regalo de boda, una villa creando así una tradición que terminó en el siglo XIX, cuando dejó de pertenecer al patrimonio real. Se la conocía como "A Vila das Rainhas" y todas ellas dejaron su huella de bondad, indulgencia y generosidad. Potenciaron sus cuidados, su belleza, sus conocimientos y sus fiestas y lograron convertirla en una fortaleza que guardaba preciosos tesoros.

No es extraño pues que, el 11 de diciembre del 2015, la Directora General de la UNESCO la incluyera en la red de ciudades creativas en calidad de "Villa Literaria". Al formar parte de esta red, la villa se comprometió a colaborar y desarrollar alianzas para promover la creatividad y las industrias culturales, a compartir prácticas idóneas, a reforzar la participación en la vida cultural y a integrar la cultura en sus planes de desarrollo económico y social.


Esta villa se llama Óbidos y está a unos 75 kilómetros al norte de Lisboa. Es blanca, brillante, luminosa y acogedora, habitada por poetas, músicos, artistas y escritores. Invita a perderse por sus calles adoquinadas y a disfrutar de las buganvillas que trepan por sus pequeñas casas. Se puede saborear la ginja, un licor de guindas en vasito de chocolate, o deleitarse en las diez librerías que se hallan distribuídas en los lugares más insospechados.
Sobre la colina, en lo más alto del pueblo, el castillo, convertido en el Palacio Real desde el siglo XVI, con increíbles vistas de la Laguna y del Acueducto (que mandó construir la reina Catalina de Austria). Actualmente está considerado como una de las "Siete Maravillas de Portugal" y es un hotel, Pousada do Castelo.

Me imagino que las reinas propietarias de la villa habrían estado felices al saber que una escritora como Cristine de Pizan hablase de una ciudad ideal tan parecida a la suya. Las mujeres del siglo XXI, estamos orgullosas de esa gran labor y tomamos la antorcha de nuestras predecesoras.

miércoles, 28 de febrero de 2018

FERNANDO PESSOA

"Vivir no es necesario, lo que es necesario es crear". En este verso se resume la visión del mundo de Fernando Pessoa, el escritor portugués que, por crear, creó su propio universo literario. Con falta de gente con la que coexistir, inventó amigos o compañeros de espíritu ("Me siento múltiple, me siento varios seres, me siento vivir vidas ajenas").

Nació en 1888 en uno de los barrios con más solera de Lisboa desde dónde se veía, a lo lejos, el Tajo. Su madre tenía una sólida formación intelectual y su padre era un funcionario y cronista en El Diario de Noticias.
Su madre, viuda, se casó con el cónsul de Portugal en Durban (Suráfrica) y viajaron a esta ciudad cuando el niño contaba con ocho años. Tenía que compartir a su madre con un desconocido y dejar la ciudad de su infancia, de sus raíces.
Hasta 1905 vivió en Durban y aprendió inglés con facilidad, rapidez y perfección, por eso fue traductor.
Toda su vida estuvo marcada por la añoranza de Lisboa, la ciudad blanca a la que llamaba "la hermosa visión de un sueño"...
A los 17 años se dio cuenta de que ya nada era lo mismo experimentando un abierto dolor, una tremenda soledad y un imposible consuelo. Hombre lúcido, con una gran capacidad deductiva y analítica y profundamente sensible, llevaba al papel lo que sentía. Buscaba lo que ya no existía y se planteó devolver a Portugal el lugar que merecía en la Historia y por eso, con un lenguaje próximo, nos acerca a su país, su patrimonio intelectual, arquitectónico, artístico o de ocio de una forma personal e inimitable.

Vivió en multitud de barrios. Su soledad, su incomprensión del mundo, lo condujeron al alcohol y Lisboa lo veía, noche tras noche, deambular ebrio por sus calles y viviendo de la caridad de unos pocos amigos. Su salud se debilitaba, pero escribía febrilmente en sus etapas de lucidez. Falleció en 1935 y lo último que pidió fueron sus gafas.

Su espíritu nos espera en cada esquina de Lisboa para acompañarnos en el paseo de cualquier hora.
Tal vez el hombre que utilizó tantos "heterónimos" nos dejó uno que él mismo ignoró, el Pessoa que vivirá mientras Lisboa viva...

lunes, 26 de febrero de 2018

LISBOA

¿Por qué me gusta Lisboa? Porque es la dama de Portugal, abierta al mar y cuna de marinos, conquistadores y escritores. Es una ciudad europea vital y con carácter en la que la sombra de Pessoa acaricia los muros de sus cafés y la fuerza y belleza de sus versos subyacen por debajo de los raíles de los tranvías del Chiado. Sus librerías, sus cafés, su gente... las notas de un fado que se incrustan en la memoria. Muchos autores han escrito en ella su obra, han llenado innumerables páginas.

Princesa del Tejo atravesó momentos de gran importancia política, social, económica y cultural, pero también vivió la pobreza y el olvido después de la decadencia de su economía. A partir del siglo XIV fue la capital del reino de Portugal y se transformó en centro mercantil de primer orden en el panorama comercial europeo. Los viajeros la visitaban en los siglos XVI y XVII para contemplar su esplendor y riquezas de las tierras conquistadas y respirar el ambiente cosmopolita de sus calles y barrios ribereños, llenos de vizcaínos, catalanes, genoveses, marselleses, venecianos... Ella era la puerta de lo exótico.

En 1775 un seísmo más un maremoto provocó una auténtica tragedia humana. El ilustrado Pombal hizo una reconstrucción de la ciudad después de haberse provocado una extrema pobreza y desesperación. Trazó calles perpendiculares y rectas que formaban una parrilla bien organizada, desde el río hasta el Rossío, la actual Baixa, corazón político y económico de la ciudad.
En el siglo XIX, intelectuales románticos (ingleses y franceses) se instalaron cerca del Tajo, creando un nuevo mito de ciudad tranquila y luminosa con un dulce clima. "La tierra de los naranjos capaz de aliviar las penas del corazón más afligido".

Pero ha sido Fernando Pessoa, con la amplitud y profundidad de sus escritos, el que nos ha proporcionado  la imagen poética de esta preciosa urbe cambiante.

Es una ciudad literaria, ciudad-refugio donde los personajes creados por la pluma de muchos escritores se buscan a sí mismos o pretenden iniciar un camino hacia los misterios de su alma. Es un punto de llegada y de partida: vida-muerte, tierra-mar, interior-exterior, son la razón de su misma existencia. En ella se funden armónicamente realidad e imaginación llegándose a convertir en un espejo en el que el que el ser humano se ve reflejado hasta las últimas consecuencias...

jueves, 15 de febrero de 2018

RECORDANDO A JESÚS

"No vayas a mi tumba y llores, pues no estoy ahí, yo no duermo.
Soy un millar de vientos que soplan,
el brillo de un diamante en la nieve,
 la luz del sol sobre el grano maduro,
 la suave lluvia de verano.
En el silencio delicado del amanecer,
 soy un ave rápida en vuelo.
No vayas a mi tumba y llores, no estoy ahí, yo no morí".

Poema indio anónimo.

Acuarela "Amanecer" de Cuca Arsuaga.

martes, 6 de febrero de 2018

LA NEOTENIA

Cuando nos divertimos, cuando lo pasamos realmente bien, nuestro subconsciente se ve afectado por lo que la biología del desarrollo llama "neotenia", que no es otra cosa que la retención de ciertas caracterísitcas infantiles en la edad adulta.
Decía Friedrich Schiller que "el humano es humano completo cuando juega" y Eugenio d´Ors que "el ser humano integral trabaja y juega". En su origen, el arte y la ciencia no son más que "juegos serios", "juegos de mayores", lúdicos ejercicios de la imaginación creadora.

La vida humana no es sólo un fenómeno de utilidad y adaptación de ciertas formas, sino una metamorfosis evolutiva. Puede que, como decía Ortega y Gasset, todos los actos utilitarios y adaptativos, todo lo que es reacción a las premiosas necesidades, son una vida secundaria; la actividad original y primera de la vida es siempre espontánea, lujosa, de intención superflúa, es libre expansión de una energía preexistente.

La neotenia es, en definitiva, la capacidad permanente de aprender y de ser educado que jamás acaba y está muy relacionada con otra hormona, la "oxitocina", conocida como la hormona del amor y de la felicidad porque nos conecta con los demás, nos inyecta con esa fuerza que da forma al afecto, al amor en todas sus formas y matices. La producimos nosotros mismos, en el hipotálamo.


"Los sentimientos se gestan en la química del cerebro, no en el palacio del corazón. Ahí es donde se esconde la máquina más misteriosa a la vez que fascinante". La oxitocina no sólo nos pone en contacto con los otros, sino que favorece nuestros mecanismos psicológicos y emocionales que nos ayudan a conectar mejor con nosotros mismos, en busca de nuestro equilibrio interno.

La oxitocina es el motor que enciende y da forma a la empatía, la confianza, la amistad, la generosidad o el altruísmo. La gente que juega, que se divierte, que se relaciona sanamente con los demás, posee unas condiciones psicológicas que favorecen su trabajo; tienen un aire más alegre, se concentran mejor y son mucho más productivos que aquellos que llevan una vida gris, mediocre y rutinaria.

No es que hagamos una regresión al infantilismo, sino que la neotenia favorece mucho nuestra salud mental y nuestra creatividad. Si no jugamos, si no nos divertimos, el espíritu se mecaniza, las emociones se secan. El placer hace fácil lo difícil y jugando nos olvidamos de nosotros mismos y nos dedicamos a vivir en plenitud.

sábado, 20 de enero de 2018

MARGARETE STEIFF

"Aquel que cree en sí mismo es libre". Esta frase la pronunciaba con frecuencia una mujer excepcional, Margarete Steiff, que afrontó muchas y muy duras pruebas para poderse hacer un lugar en el mundo. Con un pequeño alfilitero de fieltro, con forma de elefante, escribió el primer capítulo de una vida apasionante en la que conoció un éxito sin precedentes gracias a su amor por "el trabajo bien hecho" , a elegir siempre la máxima calidad en todo lo que llevaba a cabo y a saberse rodear de excelentes colaboradores.

Nació, en 1847, en Giengen  (al sur de Alemania), cuya gente vivía del comercio textil y se había especializado en la producción del fieltro. A pesar de que, siendo muy pequeña, tuvo poliomielitis y siempre utilizó una silla de ruedas, fue a la escuela y a clases de costura con sus hermanas mayores; cuando ellas se fueron del pueblo, su padre transformó la casa familiar y le preparó un pequeño taller para que cosiera. Ya tenía 27 años y con sus primeras ganancias se compró una máquina de coser.
Tres años más tarde se instaló por su cuenta y se especializó en labores de fieltro; el éxito le llevó a emplear a varias costureras. Siempre atenta a todo lo nuevo que salía, vio en el periódico Modenwelt un patrón para un elefante pequeño que servía para poner los alfileres. Los niños se vieron atraídos por él como si fuera un juguete y ampliaron la gama de animales.
En 1880 se fundaba la "Sociedad Margarete Steiff GmbH" y Fritz, el hermano pequeño, obtuvo el primer gran éxito de ventas con el "eleflänte" en el mercado de Heidenheim. Seis años después se habían vendido mas de cinco mil elefantitos. Fritz construyó para su hermana una casa con una pequeña boutique en la planta baja y un departamento acondicionado para las personas incapacitadas y en cuya fachada se podía leer "Fábrica de juguetes de  fieltro".

 En 1892 aparecía el primer catálogo ilustrado con el planteamiento de Margarete: "Los niños se merecen todo lo mejor". La manufactura fue inscrita en el Registro de Comercio y sus juguetes se mostraron por primera vez en el Salón del Juguete de Leipzig, incluyendo el "Bär 55 PB" (oso, tamaño, P (plüsch: peluche) B (beweglich: móvil), que había diseñado su sobrino Richard, con cabeza y extremidades articuladas y piel fabricada con felpa de mohair. El osito estaba dispuesto a abrazar y sentirse correspondido.

El último día de la Feria, cuando Richard estaba ya empaquetando, el representante de Borgfelt, el importador de juguetes más famoso de los Estados Unidos, le encargó tres mil ejemplares de "Friend Pezzy". El éxito fue extraodinario.

En 1909, con 61 años y a causa de una pneumonía fallecía Margarete, lo que fue un duro golpe para la gran familia Steiff, sus amigos y empleados. Sus sobrinos tomaron la dirección de la empresa permitiendo a las personas del mundo entero participar en su sueño. Ella realizó una obra y nos dejó un mensaje que todavía permanece:
· Hay que persistir con la estrategia correcta en el tiempo, esperando resultados a largo plazo. "La verdadera riqueza es la que perdura por generaciones".
· Rodearse de personas con talento y creativas capaces de alinearse con la visión de la empresa.
· Mantenerse muy atento a las oportunidades.
· Estar siempre actualizado e informado.

 "Un espíritu emprendedor hará todo para cumplir con su objetivo y no existirá nada que le impida llegar a su meta".

En otro post hablaré de cómo Friend Pezzy, cuando llegó a Estados Unidos, provocó el nacimiento del famosísimo y muy querido por todos "Teddy Bear".